Rutas Españolas de Relais & Châteaux

Inspirados por el buen hacer de uno de los grupos hosteleros más exclusivos del mundo, Relais & Châteaux, nos embarcamos en un apasionante recorrido por tierras españolas. Descubrimos así, apoyados por el encanto y los servicios de hoteles y restaurantes de primera, un sinfín de rutas para disfrutar de paisajes y tradiciones muy nuestras que se viven de una manera especial de mano de algunos de los mejores chefs y hosteleros de nuestro país. Propuestas inolvidables para viajeros ávidos de sensaciones.

La prestigiosa firma Relais & Châteaux nos permite realizar diversas rutas por España, constituyendo una excelente alternativa para aquellos que quieran disfrutar de un turismo muy nuestro sin renunciar a los más altos estándares de calidad. Como no podía ser de otro modo en este Año Santo Jacobeo comenzamos nuestro recorrido en Santiago de Compostela, donde nos espera a orillas del río Sar el hotel A Quinta da Agua. Sus habitaciones, cuidadosamente decoradas con obras de arte, antigüedades y un exquisito toque francés, son el preámbulo de un mar de sensaciones que continúa en su restaurante Filigrana –con una cocina tradicional gallega cuidada al detalle– y que podemos prolongar hasta el éxtasis en su Spa, donde los masajes se combinan con técnicas de la medicina tradicional china, la aromaterapia y el Ayurveda.

Nuestra siguiente parada es Asturias, donde podremos visitar ciudades como Gijón y Oviedo, descubrir una costa salvaje con pequeños pueblos de pescadores como Villaviciosa, Ribadesella y Llanes, o admirar las altas cumbres de Picos de Europa. Es aquí, entre la Sierra del Sueve y el mar Cantábrico, donde se encuentra el Hotel Palacio de Luces, un edificio del siglo XVI rodeado por preciosos jardines. Este fantástico hotel nos regala lo mejor de la gastronomía asturiana en su restaurante panorámico Mirador del Sueve, a la vez que nos propone un amplio abanico de actividades y pone a nuestro alcance un estupendo Spa. Pueden disfrutarlo contratando su Paquete Romántico, que incluye dos noches de estancia, una inolvidable cena y sesiones de Spa.

Seguimos la costa cantábrica hasta llegar al País Vasco, donde se encuentran tres ilustres restaurantes del grupo Relais & Châteaux: Akelarre –del chef Pedro Subijana–, Arzak y Martín Berasategui; tres propuestas gastronómicas de altura que merecen ser disfrutadas sin prisas. Y nada como alojarse unos días en el hotel El Peregrino, en Puente la Reina, para explorar las tierras vascas y navarras. En esta histórica encrucijada, donde convergen diferentes rutas del Camino de Santiago, construyó la familia Cambero un palacio romántico encantador donde la piedra se conjuga sabiamente con la madera y el cristal para crear un entorno inolvidable. Una cuidada gastronomía –sus recetas se aromatizan con hierbas de su jardín– y actividades como equitación, caza, pesca, visitas a bodegas e interesantes rutas románicas completan su excelente oferta.

Con el cuerpo y alma bien dispuestos damos un salto hasta los Pirineos orientales, con parajes prácticamente vírgenes, estupendas estaciones de esquí y la tranquilidad propia de las regiones de Montaña. Aquí encontramos dos auténticas joyas de Relais & Châteaux. La primera es el hotel Torre del Remei, en Bolvir de Cerdanya, ubicado en un palacete de la época modernista de Gaudí, en pleno Camino de Santiago. Josep María y Loles descubrieron este lugar en 1988 y lo convirtieron en un santuario del bienestar, con interiores finamente decorados y una amplia gama de actividades entre las que destacan los vuelos en globo, una forma única de admirar estos valles y montañas. Las excursiones tras los pasos de los cátaros, la pesca de la trucha en ríos salvajes y el Real Club de Golf de Cerdanya son otros atractivos muy a tener en cuenta.

La otra maravilla hotelera de la región se encuentra en la Seu d’Urgell, y es El Castell de Ciutat. Este hotel de ensueño se levanta desde la explanada del Castillo –una fortaleza del siglo XVI– a las puertas del Cadí Moixeró, el parque natural más grande de Cataluña. La familia Tàpies nos tiene reservada una agradable bienvenida aderezada con grandes vinos de todo el mundo y con una refinada cocina mediterránea. Los vuelos en globo son también aquí una actividad inolvidable, así como los desayunos en la coqueta terraza del hotel, su estupendo Spa –con tratamientos como los baños caribeños y las terapias con hierbas de los Pirineos– o una tarde de golf en el Aravell Golf Andorra. Pero Cataluña también tiene preciosas zonas de costa, y Relais & Châteaux nos propone disfrutarlas en otro de sus magníficos hoteles: Mas de Torrent Hotel & Spa. Situado en pleno corazón del Empordà –a sólo unos minutos de algunas de las mejores playas de la Costa Brava y de joyas turísticas como Cadaqués, el yacimiento arqueológico de Ampurias y pueblos medievales como Pals y Peratallada–, Mas de Torrent se yergue elegante entre olivos y cipreses, albergando suites clásicas y de estilo contemporáneo –algunas con piscina privada–, dos estupendos restaurantes y el maravilloso Mas Spa. En él, 600 m2 repartidos en tres niveles acogen unas instalaciones de primera que incluyen una estupenda terraza, salas de vapor, saunas, baños de burbujas, hammam, gimnasio y cabinas de tratamiento en las que podrán recibir un masaje shiatsu japonés de acupresión, un masaje tailandés de estiramientos, un reiki Usui tibetano de flujo vital o un masaje ayurvédico. Además aquí podrán disfrutar de excelentes campos de golf y practicar un sinfín de actividades.

Continuando hacia Barcelona llegamos a Can Fabes, una masía catalana secular que Santi Santamaría convirtió en un maravilloso restaurante y, algo más tarde, en un coqueto hotel que es hoy por hoy el Relais & Châteaux más pequeño del mundo. Habitaciones sencillas, acogedoras y funcionales nos invitan a descubrir una cocina que aúna tradición y modernidad, con productos estrella como las gambas de Palamós, la papada de cerdo, las setas silvestres, la trufa o el foie-gras, así como los pescados de la lonja de Blanes y los corderos del Montseny. Y si de experiencias gastronómicas se trata, muy cerca de aquí encontraremos dos magníficos ejemplos de la excelencia gastronómica que caracteriza al grupo Relais & Châteaux, los restaurantes Sant Pau –regentado por Carme Ruscalleda– y Neichel –uno de los mejores de la ciudad condal–.

Dejamos Cataluña para adentrarnos en tierras aragonesas, donde nos espera La Torre del Visco, un magnífico establecimiento desde el que podremos explorar pueblos encantadores como Calanda y Alcañiz, o sumergirnos en las maravillas del parque natural del Delta del Ebro. La Torre del Visco es un lugar ideal para recuperar energía alejados del mundanal ruido, entre olivares y románticos jardines junto al río Tastavins y el Macizo montañoso de los Ports de Beceite. Sus propietarios cultivan de forma ecológica sus propias frutas, verduras y aceite de oliva para el restaurante, que propone una sabrosa oferta gastronómica regada con excelentes vinos. Aquí podrán abandonarse a la lectura o disfrutar en plena naturaleza de actividades como equitación, caza, pesca, clases de cocina, observación de estrellas con un potente telescopio, visitas a bodegas, excursiones y catas de aceite de oliva y vinos.

Ponemos rumbo hacia la Comunidad Valenciana para continuar con la experiencia Relais & Châteaux. Muy cerca de la ciudad del Turia, en Villamarxant, nos aguarda Mas de Canicattí, una masía ubicada entre naranjos que ha hecho del cítrico su filosofía. Este fruto les ha inspirado un programa de bienestar intenso que lo inunda todo. En una casa en la que conviven líneas zen y toques árabes, tomarán sus comidas en un edén de naranjos, tendrán una habitación llamada “naranja dulce” o “mandarina con miel” y disfrutarán de las propuestas de su Orange Spa, que incluyen curas de vitaminas entre baños de espuma con gajos de limones, naranjas y pomelos, y tratamientos faciales a base de cáscaras de cítrico. Algo más hacia el sur, entre Ontinyent y Villena, encontramos el Hotel Ferrero, un remanso de paz ubicado en la Sierra de Mariola en el que cada habitación cuenta con jacuzzi y terraza. Esta masía del siglo XIX, restaurada en un estilo chic y elegante, alberga un magnífico Spa con un completo gimnasio y permite a sus huéspedes recibir clases de tenis por parte de los entrenadores personales de su propietario, Juan Carlos Ferrero. Para recuperar fuerzas, su restaurante gastronómico ofrece una cocina de vanguardia que adereza con una selección de más de cuatrocientos vinos de todo el mundo.

Desde aquí saltamos hasta el archipiélago balear, que alberga cuatro encantadores hoteles del grupo Relais & Châteaux. El primero de ellos, el hotel Valldemossa, comparte un paisaje idílico a los pies de la Sierra de Tramuntana con la Cartuja, donde se alojaron Frédéric Chopin y George Sand. Es un hotel que rebosa encanto por sus cuatro costados, con hermosos jardines, vetustas fachadas de piedra y habitaciones con camas de baldaquino y velos blancos. Aquí podremos disfrutar de románticas cenas mediterráneas, de un spa de primera, de una excepcional piscina, de deportes náuticos y de algunos de los mejores campos de golf de la isla. Otra excelente alternativa en Mallorca es Son Brull Hotel & Spa, un antiguo monasterio donde los productos ecológicos cultivados por el establecimiento –aceite de oliva, vino, cítricos o verduras– se sirven en el restaurante. Su spa es un paraíso de agua y de teca en el que los aceites aromáticos se extraen de la flora de la isla, todo un santuario del bienestar que se completa con una inolvidable piscina y con habitaciones que ofrecen baños de burbujas y vistas a los olivares y a la bahía de Pollença. Puede disfrutarse contratando el paquete especial Carpe Diem, de tres noches. El último representante del grupo en la isla es Reads Hotel & Spa, una casa solariega del siglo XVI rodeada por veinticinco hectáreas de palmeras, olivos y almendros, que cuenta también con un viñedo propio. Bajo las bóvedas y los frescos de su reconocido restaurante Bacchus degustarán una deliciosa cocina de autor, mientras que sus suites, amplias y llenas de color, son ideales para el descanso. Aunque si de relajarse se trata nada como su Vespasian Spa, un palacio de 650 m² que le permitirá recobrar la armonía natural entre cuerpo y mente con masajes relajantes, terapias con piedras, reflexología y aromaterapia. En Ibiza encontramos el hotel Mirador de Dalt Vila, un establecimiento íntimo y cálido ubicado en el recinto amurallado de Dalt Vila con magníficas vistas sobre el puerto de Ibiza. Un lugar inolvidable para aprovechar al máximo las posibilidades y los encantos que ofrece esta maravillosa isla balear.

Ya de vuelta en la Península, visitaremos los tres últimos refugios que Relais & Châteaux nos tiene reservados. El primero de ellos, el hotel Orfila, se encuentra en Madrid, siendo una excelente base de operaciones para explorar la capital y para hacer interesantes excursiones a lugares emblemáticos como El Escorial, Toledo o Segovia. El Orfila se ubica en un palacete de 1886 a tan sólo cinco minutos del Museo del Prado y del centro cultural de Madrid. Su salón de té y su bar de cócteles le confieren una elegancia inglesa, mientras que su patio ajardinado es el lugar idóneo para disfrutar de una romántica cena bajo las estrellas tras un arduo día de exploración en la capital. Desde Madrid –donde tampoco debemos perdernos la oferta gastronómica del restaurante Santceloni– saltamos hasta Oropesa, en las estribaciones sur de la Sierra de Gredos, para encontrar el hotel Valdepalacios, una casa señorial del siglo XIX caracterizada por sus casas de terracota y los altos cipreses que vigilan su entrada. Sus habitaciones, de entre 50 y 90 m2, ofrecen unas impresionantes vistas panorámicas a una finca de más de seiscientas hectáreas donde podremos disfrutar de actividades como batidas de perdices, paseos en barca para pescar la tenca o paseos en calesa para merendar a orillas del lago. Y después de visitar bellezas culturales como el monasterio de Guadalupe y el castillo de Oropesa, nada como abandonarse a los cuidados que nos depararán los profesionales de su Spa o descubrir la exquisita gastronomía de la región en su magnífico restaurante. Terminamos nuestro recorrido en Cáceres, una ciudad apasionante con uno de los cascos históricos de corte medieval mejor conservados de nuestro país. Y lo hacemos con un hotel que está de estreno, ya que Atrio, el afamado restaurante que ha enamorado paladares durante años gracias al buen hacer del chef Toño Pérez, acaba de inaugurar sus habitaciones el pasado 29 de octubre.

Así podremos disfrutar con calma no sólo de esta maravillosa etapa gastronómica y enológica –la carta de vinos de Atrio es un poema vinícola ilustrado con dibujos de José Polo que nos propone más de 2.500 referencias–, sino también de los encantos de un hermoso casco histórico amurallado sabiendo que, al final del día, nos espera una magnífica habitación pensada para descansar como en nuestra propia casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Shop By Department