Hotel Mandarin Oriental Tokyo, dominando la ciudad

Ningún otro hotel domina Tokio con tanta clase y pocos han llegado a la cima del éxito de manera tan vertiginosa. Estamos ante el mejor alojamiento de la ciudad. Quizás por eso sobresalga también en las alturas de Nihonbashi.

En Tokio, la ciudad más poblada del planeta y el mayor centro financiero del mundo, no es nada fácil destacar. Pero si de hoteles se trata, hay uno que sobresale por encima del resto y que hace muy fácil la elección.Y no sólo se distingue por contar con las habitaciones más “altas” de Nihonbashi, sino porque está considerado el mejor de la ciudad… y eso es mucho decir tratándose de un espacio urbano que concentra miles de opciones de alojamiento. Claro que no todas son cinco estrellas y, en este caso, estamos hablando de lujo con todas las letras y con mayúsculas.

El Mandarin Oriental Tokyo domina la ciudad desde los pisos superiores de la Torre Mitsui, uno de los iconos arquitectónicos del barrio de Nihonbashi, considerado el “centro de Japón” desde la era Edo por ser el origen de todas las carreteras que conectaban el país. Con cuatrocientos años de historia, representa como pocos distritos esa característica contradicción tokiota que ensalza por igual tradición y futurismo, que acoge en la misma manzana este moderno hotel de apenas cuatro años y el primer centro Mitsukoshi –el “Corte Inglés” nipón– de todo Japón, que cobija armoniosamente modernos centros de negocios y antiquísimas tiendas de artesanía.

LUJO DE ALTURA

A las plantas superiores de la torre Mitsui, dominio del Mandarin Oriental, se accede en un ascensor privado… un mero aperitivo de la exclusividad, intimidad y selecta propuesta de este mirador cinco estrellas. El hotel presume de contar con algunas de las habitaciones y suites más grandes de Tokio, y el hecho de que todas tengan enormes cristaleras que miran hacia el incomparable skyline de la ciudad –al igual que en su homónimo neoyorquino– no hace sino aportar más amplitud a unas estancias donde abundan los caprichos: carta de almohadas, sábanas de algodón egipcio, albornoces de felpa italiana, yukatas (batas japonesas tipo kimono), productos de baño de Aromatherapy Associates, estera de yoga, tres televisores (dormitorio, salón y baño), sistema de sonido virtual surround o reproductor de DVD-CD son sólo algunos de los mimos destinados a satisfacer a sus exigentes huéspedes. El espectáculo comienza en el piso número 30, donde se ubican las categorías inferiores de habitación cuyas gracias van en aumento hasta llegar a la cumbre: la fastuosa Suite Presidencial del piso 36.Vertiginosamente encantadora.

PASIÓN DE SIBARITAS

Los cuidados del paladar y de la salud están garantizados con los fogones gourmet de sus cinco restaurantes y el exquisito spa holístico. A excepción del italiano Ventaglio, situado en la segunda planta de la torre, los demás restaurantes se ubican entre los pisos 37 y 38 para que las vistas sean un ingrediente más de sus deliciosos menús. Signature viene a ser el best-seller de la casa, con una cocina de inspiración francesa y una impecable presentación que sigue los delicados dictados orientales, valedor de una estrella Michelin y avalado por el reconocimiento planetario hacia su chef, Olivier Rodríguez. Sense se encarga de la cocina contemporánea cantonesa y cuenta con un coqueto Tea Corner.K’shiki brinda opciones ligeras e inolvidables panorámicas de los jardines imperiales, y Tapas Molecular Bar intenta aplicar la ciencia a la gastronomía con una sugerente propuesta degustativa de entre veinte y treinta bocados que utiliza recipientes de metal, cristal… y hasta probetas o pipetas. La música en directo y la vanguardista mezcla de superficies, texturas y formas reinan en el chic Mandarin Bar, mientras que el Oriental Lounge hace las veces de núcleo social.

Otro buen puñado de memorables sensaciones aguardan en The Spa at Mandarin Oriental: un viaje para los sentidos en busca de equilibrio, un regalo para cuerpo y mente que utiliza lo mejor de las terapias asiáticas y occidentales. No hay tal carta de terapias –en calidad y cantidad– en toda la ciudad, y ya sea en las salas de tratamiento o en la privacidad de una elitista suite, el silencio y la armonía inundan el lugar mientras Tokio sigue vibrando 36 plantas más abajo

CÓMO LLEGAR

No hay vuelos directos desde España. Japan Airlines vuela en código compartido desde algunas capitales europeas –Londres, París, Roma, Amsterdam–. Iberia y KLM, vía Amsterdam; Air France, vía París; British Airways, vía Londres; Swiss, vía Zurich; o Korean Air, vía Seúl. El hotel se encuentra a 90 minutos del Aeropuerto Internacional de Narita y dispone de varias opciones de transfer desde y hasta el mismo.

HABITACIONES Y PRECIOS

Mandarin Oriental Tokyo cuenta con 157 habitaciones –Deluxe (306€/noche), Premier Deluxe (330€), Mandarin Deluxe (345€), Mandarin Corner Room (370€) y Premier Grand Room (392€)– y 22 suites –Executive (620€), Mandarin (700€), Dynasty (785€), Oriental (942€) y Presidential–. El hotel ofrece además interesantes paquetes que incluyen varios de sus servicios.

INSTALACIONES Y SERVICIOS

Cinco restaurantes, dos bares, tetería, lounge y tienda gourmet · Spa con cuatro salas de tratamiento, cinco suites privadas, fitness center y boutique · 14 salas para eventos · Business Centre · Acceso directo a la estación de metro Mitsukoshimae.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Shop By Department