Andorra, un país único

   El campo del golf más alto de Europa, una inflación del 0%, el tobogán más largo del mundo, más de cuarenta iglesias románicas, setenta y dos picos por encima de los dos mil metros, más de setenta lagos, el Parlamento más pequeño del continente, un diez por ciento de su territorio Patrimonio de la Humanidad, y una población de 85.000 habitantes, hacen de Andorra un país diferente.

Dicen las crónicas que este país fue fundado en el año 805 por Carlomagno en reconocimiento a la ayuda que los aguerridos andorranos le prestaron en su lucha contra los sarracenos, aunque no es menos cierto que tal situación duró escaso tiempo, ya que al poco Andorra se separó del Imperio Carolingio para constituirse en seis parroquias dependientes de la Diócesis de la Seo de Urgell, a las que en 1978 se unió una séptima, Les Escaldes. Las duras condiciones orográficas obligaron a los andorranos a una vida rural y no fue hasta bien entrado el siglo XVIII que sus habitantes comenzaron a obtener beneficios de sus recursos naturales como el hierro, el agua, el tabaco o la electricidad.andorra-1

A pocos kilómetros de la capital y a través de una serpenteante carretera se llega a las parroquias de Ordino y La Massana, lugares clave en la fabricación del hierro al concentrar agua, madera y el ansiado mineral. Los vestigios de su extracción constituyen hoy una de las rutas más interesantes para el viajero que se acerca al país. “La Ruta del Hierro” es un atractivo itinerario que atraviesa la mina de hierro, las carboneras y ferrerías, y el hábitat minero y siderúrgico que discurre entre estas dos parroquias. En las afueras de Llorts, hoy pequeño pueblo ganadero, se puede observar la antigua mina de 30 metros de largo, y muy cerca, entre este pueblo y Cortinada, lo que se conoce como el “Camino de los Hombres de Hierro”, valiosa colección permanente de esculturas creada por distintos artistas internacionales para homenajear a los hombres que trabajaron este mineral en el valle de Ordino.andorra-2

Y ya que el viajero se encuentra aquí, nada mejor que una visita a la bonita iglesia de Sant Martí de la Cortinada, la más grande del Principado, construida en el siglo XII en honor el Obispo de Tours. En la misma ruta se encuentra la residencia de la aristocrática familia Areny-Plandolit, transformada en museo etnográfico donde se muestra el estilo de vida de una familia de rancio abolengo y gran poder económico gracias a su vinculación con el negocio del hierro. Al igual que la familia Reig que, en la primera mitad del siglo veinte, desarrolló el cultivo, producción y comercialización del tabaco, que mejoró la vida y costumbres de un buen número de habitantes del país. Su casa, convertida en museo, descubre el proceso de elaboración y fabricación del tabaco con toda clase de objetos de la antigua fabrica Reig.La naturaleza en estado puro es uno de los mayores alicientes para disfrutar de Andorra. Lagos, montañas y praderas, flora y fauna endémica de los Pirineos, excursiones a pie, en bicicleta o a caballo, nieve en invierno, ecoturismo en verano… No en vano cuenta con dos parques naturales y el recóndito valle de Madriu-Perafita-Claror, declarado Patrimonio de la Humanidad.

andorra-4

El parque natural del Sorteny adentra al viajero en un mundo de choperas, robledales y pinares refugio de más de 700 especies de plantas junto a especies animales como la rana roja o el rebeco. Un paseo por el parque del Comapedrosa asegura al viajero el descubrimiento de lagos, cascadas y fuentes en uno de los lugares más visitados para la práctica de toda clase de deportes de montaña, incluido el submarinismo de altura. Queda para el final la belleza y autenticidad del valle del Madriu-Perafita-Claror, largo valle glaciar en forma de “u” salpicado de rododendros, mirtilos, sotobosque y bosques de pino rojo y negro habitados por el carbonero común, el pito negro o el agateador, que revolotean junto a las antiguas cabañas de pastores totalmente recuperadas para el gozo y disfrute del caminante.

Más de cuarenta iglesias románicas, puentes, restos pictóricos y tallas policromadas constituyen otro de los motivos para visitar Andorra. Al viajero le dirán que no deje de visitar el Santuario de Nuestra Señora de Meritxell, lugar de peregrinación y espiritualidad del pueblo andorrano. Otra joya del románico es la Iglesia de Sant Joan de Caselles, construida entre los siglos IX y XII con campanario lombardo y ábside semicircular, y modelo para el resto de las iglesias románicas de Andorra. Ejemplo que no siguió la Iglesia de Sant Miquel de Engolasters, famosa por la desproporción entre el reducido volumen de su nave y la enorme altura del campanario. Y no debemos olvidar los puentes medievales cuyos arcos salvan las aguas del río Valira. Dos son los de imprescindible visita, el de Ordino, de un solo ojo, y el de La Margineda, de 33 metros de longitud y sito en Sant Julià de Loira, cerca ya de la frontera española .

Pero antes de cruzar esta frontera el viajero debe pasear por las comerciales calles de Andorra la Vella y Escaldes-Engordany, centro neurálgico de las compras desde mediados del siglo pasado. Una tradición comercial que, a día de hoy, se salda con más de 1.400 establecimientos que ofertan a precios rabiosos las últimas novedades en moda, complementos, equipamiento deportivo, perfumería, tabaco, cosmética, joyería, electrónica, nuevas tecnologías y toda clase de productos gastronómicos.  Porque la gastronomía es otro de los atractivos que no ha de olvidar quien viaje al lugar.

Pequeños restaurantes ubicados en antiguas bordas, lugares donde antaño se guardaba el grano y el ganado, hoy constituyen la principal seña de identidad de la cultura culinaria andorrana, basada en productos autóctonos como la trucha de río, la carne de caza, los embutidos caseros y el trinxat de montaña –patatas, col verde, tocino y ajos–. Y la fiesta del agua como merecido premio a una estancia de varios días en tierras pirenaicas. Porque el agua y sus fuentes termales son uno de los principales recursos naturales del país y aportan al viajero importantes beneficios para la salud.

Existe un completo abanico de establecimientos, todos ellos dotados con los últimos adelantos en materia de spa y con toda clase de tratamientos y baños: el indorromano –frío y calor–, el islandés, el sirocco, el de pomelos o el azteca. Para los mas sofisticados, el centro Caldea, el espacio termolúdico más grande del sur de Europa, oferta “Luz de Wood” –iones negativos para disminuir la ansiedad– o relajación a base de infrarrojos. La guinda perfecta para un viaje inolvidable.

CÓMO LLEGAR

andorra-3

Andorra se encuentra en los Pirineos Orientales, entre Francia y España . El lugar ideal para iniciar la escapada a Andorra es la ciudad de Barcelona, a la que se puede acceder por avión, trenes AVE y excelentes comunicaciones por carretera desde cualquier lugar de España. Una vez en Barcelona, la compañía Grupo Julià (www.AutocaresJulia.es, Tel.: 934 026 900), especializada en movilidad y turismo, dispone de autobuses que salen de las Terminales T1 y T2 del Aeropuerto de El Prat y de la estación ferroviaria de Sants cada dos horas, desde primeras horas de la mañana hasta las once de la noche.

La duración del viaje es de unas tres horas, y el billete de ida y vuelta tiene un precio de 55 euros. El autobús no efectúa paradas y está dotado de aseo, televisión y ventanas panorámicas. También se puede acceder a Andorra desde Lleida a través del AVE y autobuses que, conectados a la llegada de estos trenes, efectúan su salida hacia Andorra. El viaje en el propio vehículo es otra excelente opción, ya que la ruta de acceso por carretera es muy bonita y cuenta con estupendos restaurantes donde disfrutar de la gastronomía del prepirineo.

HORAS DE VIAJE

Como no cuenta con aeropuerto propio, el acceso sólo se puede hacer por carretera desde los aeropuertos de Barcelona, Reus, Girona y Alguaire- Pirineos, o desde las estaciones de ferrocarril de Lleida-Pirineos y Barcelona Sants. Si el viajero procede de Francia puede llegar por carretera a través de Toulouse. En todos los casos la duración del viaje en autobús es de unas tres horas, y en vehículo particular de unas dos horas y media.

TIPO DE VIAJE

Nieve, pues cuenta con excelentes pistas para la práctica del esquí en todas sus modalidades. Cultura, salud y belleza, montaña y naturaleza, viajes en familia… y por supuesto, compras.

MEJOR ÉPOCA PARA VIAJAR

Los amantes de los deportes de invierno pueden viajar desde mediados de noviembre hasta que finaliza la temporada de esquí, a primeros de abril. Aunque  la mejor época para viajar es primavera, cuando el buen tiempo permite realizar excursiones a las cimas de las montañas y disfrutar de la naturaleza y de sus impresionantes paisajes. Viajar en verano es muy agradable para disfrutar de unas vacaciones sin los agobiantes calores del estío español.

ESTANCIA MÍNIMA

Un fin de semana resulta corto. Lo ideal es un puente de tres o cuatro días. Y para los amantes de la montaña, una semana es el número ideal de días para descubrir los rincones del pequeño país.

MOVERSE POR ANDORRA

 Lo ideal es disponer de vehículo propio, pues permite disfrutar de todos los rincones de la naturaleza andorrana. En cualquier caso no resulta imprescindible el coche, ya que la capital del país, Andorra la Vella, y la villa más importante, “Les Escaldes”, están prácticamente unidas, son pequeñas y permiten el acceso a todos los lugares andando –restaurantes, tiendas, salas de ocio, bares, discotecas, spas, etc.– o en cualquiera de los números autobuses que recorren estas ciudades. Para excursiones por el interior del país existe una excelente flota de autobuses.

ALOJAMIENTO

 Andorra Park Hotel

Clásico de la hostelería andorrana. Se encuentra ubicado en pleno centro comercial de Andorra la Vella. Oferta dos Restaurantes, zona chill out, pista de tenis, piscina exterior y área de tratamientos, masajes y gimnasio.

Les canals, 24. Andorra la Vella

Tel.: +376 877 777

Hotel Cisco Sans

En pleno corazón de la capital se encuentra este acogedor establecimiento, el más antiguo del país. Dispone de ocho confortables y curiosas habitaciones y un atractivo restaurante donde poder degustar los platos más típicos de la cocina andorrana.

Anna Ma Janer, 4. Andorra la Vella

Tel.: +376 863 188

Roc Blanc Hotel

Tradicional y recomendable establecimiento hotelero, considerado uno de los grandes de la hostelería andorrana. Sus amplios vestíbulos y sus numerosas habitaciones constituyen el lugar ideal para pasar unos días de ocio –así como sus tratamientos de alto valor terapéutico–.

Plaça Coprínceps, 5. Escaldes

Tel.: +376 871 400 / 902 930 400

Acta Arthotel

Ubicado junto al Parc Central y a pocos metros del Centro Termolúdico de Caldea, este cuatro estrellas ofrece habitaciones con vistas al exterior, climatizadas, con baño completo, mini bar, caja fuerte, albornoz y carta de almohadas. Además posee dos restaurantes, Plató y Gallery, perfectos para degustar lo mejor de la gastronomía andorrana.

Prat de la Creu, 15-25. Andorra la Vella

Tel.: +376 760 303

RESTAURANTES

Brasería Deimos

Ubicado en las propias instalaciones de Caldea, ofrece una carta reducida pero de muy buena calidad. No se pierdan entrantes como la ensalada con queso de cabra o tostas con foie , pescados como la corvina o el bacalao, ni su estupendo arroz caldoso.

Centro Termolúdico Caldea

Escaldes-Engordany

Tel.: +376 800 997

Moli dels Fanals

Pequeña borda de Sispony donde se oferta al cliente una cocina popular y tradicional basada en carnes a la brasa, y guisos de cazuela . Dolores Abad, responsable de los fogones y autora de dos libres de la cocina de la alta montaña , siempre esta presta a preparar un postre casero o los mejores caracoles a la “llauna” al decir de algunos Sispony

Tel.: +376 835 380

Sagardi

Un viaje a la cultura vasca a través del paladar. En el mismo corazón del centro comercial de Andorra la Vella se encuentra este establecimiento que enaltece los valores de la cocina vasca con unas carnes que hacen las delicias de sus comensales.

Avda. del Consell d’Europa, 12

Andorra la Vella

Tel.: +376 864 003

INELUDIBLES

Museo del tabaco

Espectacular espacio situado en un edificio emblemático de principios del siglo XX donde se encontraba la antigua fabrica de tabacos Reig de Sant Julià de Loira. Una industria que estuvo operativa desde 1909 hasta 1957, toda una época en la que el tabaco fue uno de los pilares de la economía del pueblo andorrano. A través de un sistema multimedia el visitante descubre los diferentes procesos de la producción, manufactura y comercialización de este producto vegetal, con sus antiguas herramientas, ingenios, mobiliario, máquinas y aromas que se utilizaban para producir los famosos “Dux” o los históricos “Charlemagne”.

Bus Turístico

Constituye una de las mejores maneras de descubrir las bellezas de las tierras andorranas, a través de diez itinerarios que llegan a todos los rincones de Andorra. Confortables y panorámicos autobuses que cuentan con audioguías disponibles en cuatro idiomas, un guía titulado para resolver cualquier duda del viajero, y un precio asequible a todos los bolsillos que incluye las entradas a los museos e iglesias, la visita a la “Casa de la Vall” (Parlamento) y los lugares más interesantes del país de los Pirineos.

Tobotronc (Naturlandia)

El remonte mecánico por cable más largo del mundo constituye una actividad ideal para toda la familia y ofrece la posibilidad de recorrer de una manera muy atractiva y segura el entorno del bosque de Naturlandia, circulando con un trineo que se desliza por unas vías de acero. El trineo tiene capacidad para dos ocupantes. La persona que se sienta en la parte trasera se encarga de dominar la máquina mediante dos palancas que ayudan a frenar en las curvas o en aquellas bajadas en las que se advierte, a través de señales, que es recomendable reducir la velocidad.

Esta atracción dispone de cien vagonetas o trineos donde pueden viajar una o dos personas por un precio de 9 euros –5,50 euros para los menores de 12 años, que siempre tendrán que ir acompañados por un adulto–. Además, existen forfaits de hasta cinco viajes con precios especiales. Más información en la página web www.Naturlandia.ad.

EXCURSIONES

Valle del Madriu-Perafita-Claror

Este es uno de los 55 espacios del mundo declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco debido a su “Paisaje Cultural”. Una impresionante excursión a un inmenso espacio de más de 4.000 hectáreas –el 10% de la superficie total del país andorrano– para disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor. En su entorno hay que buscar esas cabañas de pastores recientemente recuperadas de manera tradicional (las “bordas”), zonas de pastos, los muros de piedra que delimitaban lo que en tiempos fueron huertos y, por supuesto, en verano, descansar. O mejor: dormir en uno de los tres magníficos refugios de montaña que existen en el valle.

Rocas en la calle

Un paseo por las calles de Andorra la Vella nos servirá para descubrir el sinfín de variedades de rocas sedimentarias, magmáticas y metamórficas que conforman su zona urbana, fiel reflejo de sus miles de años de historia. Unos paneles situados estratégicamente en las calles introducen al viajero en el desconocido mundo de la geología. La excursión se puede dividir en tres partes: el “jardín de rocas” situado en el Parc Central –una muestra de los principales tipos de roca que existen en Andorra–, un itinerario geológico por las diferentes calles de la “parroquia” para observar en detalle curiosas rocas de determinados edificios, y por último un paseo para descubrir la denominada “arquitectura de granito”, corriente arquitectónica de gran importancia en el contexto andorrano.

ACTIVIDADES

Turismo de salud y bienestar

La tradición termal de Andorra se remonta al tiempo de los romanos, quienes ya aprovechaban las cualidades de las aguas sulfurosas que aparecen y desaparecen por doquier en el territorio andorrano. Una escapada a Andorra no es tal si no se complementa con una visita al Centro Termolúdico Caldea, creado en 1994 para ocio y disfrute de los amantes del agua en todas sus vertientes. Un futurista y amplio espacio de 6.000 metros cuadrados, diseñado por el arquitecto francés Jean Michel Ruols y referencia del turismo de salud en Europa, que hará las delicias de niños y padres. Aquí todos pueden disfrutar de sus jacuzzis, laguna interior, máscaras, baños indorromanos, tratamientos de belleza, restauración y hasta espectáculo nocturno de luz, agua y sonido.

Paseos a caballo

Una de las actividades más gratificantes para descubrir los rincones más recónditos de la orografía andorrana. Existen varios centros hípicos donde se pueden alquilar caballos afables, conocedores y amantes de los viajeros que quieren adentrase un poco más en la belleza que ofrece el interior de los Pirineos. Muy recomendables son las cabalgadas por la “Ruta del Hierro” –para averiguar cómo se transportaba este mineral años atrás– y por el camino de los “ordeñaderos” –de impresionante belleza–, pero las rutas son muchas y sólo hay que acceder a un centro hípico para poder disfrutarlas.

COMPRAS

Andorra ofrece más de 1.500 comercios de todo tipo para los amantes del shopping. No en vano es referencia internacional como “paraíso de las compras”. Calles repletas de lujosos establecimientos con toda clase de artículos, y precios muy, pero que muy económicos, tentarán al viajero sin remedio. Quien no compra cigarrillos rubios por la mitad de lo que cuestan en España se lleva unos quesos franceses, unas botellas de licor, sofisticados perfumes o lo último en tecnología… Sólo hay que pasear por las estrechas calles de Andorra la Vella y Les Escaldes para descubrir este impresionante centro comercial abierto en pleno corazón de los Pirineos.