Jugando al golf en el Pirineo aragonés

Muy cerca de Sabiñánigo en la provincia de Huesca se encuentra el campo del golf de Las Margas. Con un recorrido muy variado, obliga al jugador a realizar sus mejores golpes,en un entorno al tranquilo y sorprendente.

 

La zona noreste del precioso Valle de Tena alberga, en un reducido valle tallado en la roca por el hielo a lo largo de los siglos y rodeado por picos de más de 3.000 metros de altitud, el campo de Margas Golf.

Diseñado por José María Olazábal, ha sido ideado con la doble intención de convertirse en un apetecible reto para profesionales y, a la vez, poder divertir a los más inexpertos que comiencen a conocer este deporte.

Cuenta con un campo de 18 hoyos par 71, otro Pitch&Putt de 9 hoyos, y una amplia zona de prácticas para principiantes que dispone de su propia escuela de golf.

Tanto las espectaculares vistas del Pirineo Aragonés, como el mimo y el cuidado con el que se ha construido el campo, hacen de él una experiencia inolvidable.

Además Margas Golf cuenta con el Hotel Margas, de cuatro estrellas, con un diseño minimalista y perfecto para descansar, tras una apasionante jornada de golf, en cualquiera de sus 52 habitaciones con vistas al campo y a las montañas que lo rodean.

Un espacio cuidado al máximo en el que podrá deleitarse con la cocina de Pedro Subijana y que también alberga la Casa Club con su exclusivo Proshop.

Cueva de El Soplao, Cantabria

A una hora de Santander se ubica uno de los tesoros geológicos más impresionantes del mundo, que sirve además de perfecta excusa para escaparse hasta la preciosa región cántabra de la Sierra de Arnero, donde caballos, ciervos, corzos y típicas vacas tudancas pastan a sus anchas en parajes que cortan el hipo.

Se trata de la cueva de “El Soplao”, una cavidad única por la abundancia y calidad de sus concreciones excéntricas (helictitas), especialmente presentes en las galerías Gorda, del Campamento, La Coliflor y El Bosque. De un blanco intenso, estos caprichos formados por aragonito o calcita sorprenden al visitante y lo trasladan como por arte de magia a paisajes tan distintos como la cumbre de un monte nevado o un arrecife coralino. Pero la cueva es también asombrosamente rica en otras formaciones como estalagtitas, estalagmitas, banderas o columnas de roca, que crean una atmósfera alucinante junto a otras rarezas como las perlas de las cavernas y otra variedad de cristales de calcita denominada dientes de perro. Se pueden elegir dos tipos de recorridos. En el turístico –que dura una hora– se accede a la cueva en un coqueto trenecito minero para pasear después por unos 1.500 metros de galerías, perfectamente acondicionadas incluso para personas discapacitadas. El recorrido de turismo-aventura –lleva unas dos horas y media completarlo– comienza en el túnel La Isidra, desde donde se accede a la parte superior del Falso Suelo, la galería Los Italianos, Campamento, la sala de El Órgano y la galería El Bosque, todas

con maravillosas formaciones. La organización facilita todo el equipo necesario: botas, mono, casco y luz, con la opción de comprar calcetines y guantes. Las tarifas van desde los 9,50€ por persona de la visita turística hasta los 30€ por persona de la visita de turismo-aventura –que se reducen hasta 25€ si el grupo tiene entre 15 y 20 personas–.

No faltan en la zona, por supuesto, encantadores hoteles rurales para completar esta experiencia inolvidable, como El Solaz de los Cerezos en Camijanes, La Casona del Nansa (www.CasonaDelNansa.com) en Puente el Arrudo, o El Rincón del Soplao en Obeso, donde además de recibir un trato impecable podrán disfrutar de una gastronomía de las de chuparse los dedos.

Rutas Españolas de Relais & Châteaux

Inspirados por el buen hacer de uno de los grupos hosteleros más exclusivos del mundo, Relais & Châteaux, nos embarcamos en un apasionante recorrido por tierras españolas. Descubrimos así, apoyados por el encanto y los servicios de hoteles y restaurantes de primera, un sinfín de rutas para disfrutar de paisajes y tradiciones muy nuestras que se viven de una manera especial de mano de algunos de los mejores chefs y hosteleros de nuestro país. Propuestas inolvidables para viajeros ávidos de sensaciones.

La prestigiosa firma Relais & Châteaux nos permite realizar diversas rutas por España, constituyendo una excelente alternativa para aquellos que quieran disfrutar de un turismo muy nuestro sin renunciar a los más altos estándares de calidad. Como no podía ser de otro modo en este Año Santo Jacobeo comenzamos nuestro recorrido en Santiago de Compostela, donde nos espera a orillas del río Sar el hotel A Quinta da Agua. Sus habitaciones, cuidadosamente decoradas con obras de arte, antigüedades y un exquisito toque francés, son el preámbulo de un mar de sensaciones que continúa en su restaurante Filigrana –con una cocina tradicional gallega cuidada al detalle– y que podemos prolongar hasta el éxtasis en su Spa, donde los masajes se combinan con técnicas de la medicina tradicional china, la aromaterapia y el Ayurveda.

Nuestra siguiente parada es Asturias, donde podremos visitar ciudades como Gijón y Oviedo, descubrir una costa salvaje con pequeños pueblos de pescadores como Villaviciosa, Ribadesella y Llanes, o admirar las altas cumbres de Picos de Europa. Es aquí, entre la Sierra del Sueve y el mar Cantábrico, donde se encuentra el Hotel Palacio de Luces, un edificio del siglo XVI rodeado por preciosos jardines. Este fantástico hotel nos regala lo mejor de la gastronomía asturiana en su restaurante panorámico Mirador del Sueve, a la vez que nos propone un amplio abanico de actividades y pone a nuestro alcance un estupendo Spa. Pueden disfrutarlo contratando su Paquete Romántico, que incluye dos noches de estancia, una inolvidable cena y sesiones de Spa.

Seguimos la costa cantábrica hasta llegar al País Vasco, donde se encuentran tres ilustres restaurantes del grupo Relais & Châteaux: Akelarre –del chef Pedro Subijana–, Arzak y Martín Berasategui; tres propuestas gastronómicas de altura que merecen ser disfrutadas sin prisas. Y nada como alojarse unos días en el hotel El Peregrino, en Puente la Reina, para explorar las tierras vascas y navarras. En esta histórica encrucijada, donde convergen diferentes rutas del Camino de Santiago, construyó la familia Cambero un palacio romántico encantador donde la piedra se conjuga sabiamente con la madera y el cristal para crear un entorno inolvidable. Una cuidada gastronomía –sus recetas se aromatizan con hierbas de su jardín– y actividades como equitación, caza, pesca, visitas a bodegas e interesantes rutas románicas completan su excelente oferta.

Con el cuerpo y alma bien dispuestos damos un salto hasta los Pirineos orientales, con parajes prácticamente vírgenes, estupendas estaciones de esquí y la tranquilidad propia de las regiones de Montaña. Aquí encontramos dos auténticas joyas de Relais & Châteaux. La primera es el hotel Torre del Remei, en Bolvir de Cerdanya, ubicado en un palacete de la época modernista de Gaudí, en pleno Camino de Santiago. Josep María y Loles descubrieron este lugar en 1988 y lo convirtieron en un santuario del bienestar, con interiores finamente decorados y una amplia gama de actividades entre las que destacan los vuelos en globo, una forma única de admirar estos valles y montañas. Las excursiones tras los pasos de los cátaros, la pesca de la trucha en ríos salvajes y el Real Club de Golf de Cerdanya son otros atractivos muy a tener en cuenta.

La otra maravilla hotelera de la región se encuentra en la Seu d’Urgell, y es El Castell de Ciutat. Este hotel de ensueño se levanta desde la explanada del Castillo –una fortaleza del siglo XVI– a las puertas del Cadí Moixeró, el parque natural más grande de Cataluña. La familia Tàpies nos tiene reservada una agradable bienvenida aderezada con grandes vinos de todo el mundo y con una refinada cocina mediterránea. Los vuelos en globo son también aquí una actividad inolvidable, así como los desayunos en la coqueta terraza del hotel, su estupendo Spa –con tratamientos como los baños caribeños y las terapias con hierbas de los Pirineos– o una tarde de golf en el Aravell Golf Andorra. Pero Cataluña también tiene preciosas zonas de costa, y Relais & Châteaux nos propone disfrutarlas en otro de sus magníficos hoteles: Mas de Torrent Hotel & Spa. Situado en pleno corazón del Empordà –a sólo unos minutos de algunas de las mejores playas de la Costa Brava y de joyas turísticas como Cadaqués, el yacimiento arqueológico de Ampurias y pueblos medievales como Pals y Peratallada–, Mas de Torrent se yergue elegante entre olivos y cipreses, albergando suites clásicas y de estilo contemporáneo –algunas con piscina privada–, dos estupendos restaurantes y el maravilloso Mas Spa. En él, 600 m2 repartidos en tres niveles acogen unas instalaciones de primera que incluyen una estupenda terraza, salas de vapor, saunas, baños de burbujas, hammam, gimnasio y cabinas de tratamiento en las que podrán recibir un masaje shiatsu japonés de acupresión, un masaje tailandés de estiramientos, un reiki Usui tibetano de flujo vital o un masaje ayurvédico. Además aquí podrán disfrutar de excelentes campos de golf y practicar un sinfín de actividades.

Continuando hacia Barcelona llegamos a Can Fabes, una masía catalana secular que Santi Santamaría convirtió en un maravilloso restaurante y, algo más tarde, en un coqueto hotel que es hoy por hoy el Relais & Châteaux más pequeño del mundo. Habitaciones sencillas, acogedoras y funcionales nos invitan a descubrir una cocina que aúna tradición y modernidad, con productos estrella como las gambas de Palamós, la papada de cerdo, las setas silvestres, la trufa o el foie-gras, así como los pescados de la lonja de Blanes y los corderos del Montseny. Y si de experiencias gastronómicas se trata, muy cerca de aquí encontraremos dos magníficos ejemplos de la excelencia gastronómica que caracteriza al grupo Relais & Châteaux, los restaurantes Sant Pau –regentado por Carme Ruscalleda– y Neichel –uno de los mejores de la ciudad condal–.

Dejamos Cataluña para adentrarnos en tierras aragonesas, donde nos espera La Torre del Visco, un magnífico establecimiento desde el que podremos explorar pueblos encantadores como Calanda y Alcañiz, o sumergirnos en las maravillas del parque natural del Delta del Ebro. La Torre del Visco es un lugar ideal para recuperar energía alejados del mundanal ruido, entre olivares y románticos jardines junto al río Tastavins y el Macizo montañoso de los Ports de Beceite. Sus propietarios cultivan de forma ecológica sus propias frutas, verduras y aceite de oliva para el restaurante, que propone una sabrosa oferta gastronómica regada con excelentes vinos. Aquí podrán abandonarse a la lectura o disfrutar en plena naturaleza de actividades como equitación, caza, pesca, clases de cocina, observación de estrellas con un potente telescopio, visitas a bodegas, excursiones y catas de aceite de oliva y vinos.

Ponemos rumbo hacia la Comunidad Valenciana para continuar con la experiencia Relais & Châteaux. Muy cerca de la ciudad del Turia, en Villamarxant, nos aguarda Mas de Canicattí, una masía ubicada entre naranjos que ha hecho del cítrico su filosofía. Este fruto les ha inspirado un programa de bienestar intenso que lo inunda todo. En una casa en la que conviven líneas zen y toques árabes, tomarán sus comidas en un edén de naranjos, tendrán una habitación llamada “naranja dulce” o “mandarina con miel” y disfrutarán de las propuestas de su Orange Spa, que incluyen curas de vitaminas entre baños de espuma con gajos de limones, naranjas y pomelos, y tratamientos faciales a base de cáscaras de cítrico. Algo más hacia el sur, entre Ontinyent y Villena, encontramos el Hotel Ferrero, un remanso de paz ubicado en la Sierra de Mariola en el que cada habitación cuenta con jacuzzi y terraza. Esta masía del siglo XIX, restaurada en un estilo chic y elegante, alberga un magnífico Spa con un completo gimnasio y permite a sus huéspedes recibir clases de tenis por parte de los entrenadores personales de su propietario, Juan Carlos Ferrero. Para recuperar fuerzas, su restaurante gastronómico ofrece una cocina de vanguardia que adereza con una selección de más de cuatrocientos vinos de todo el mundo.

Desde aquí saltamos hasta el archipiélago balear, que alberga cuatro encantadores hoteles del grupo Relais & Châteaux. El primero de ellos, el hotel Valldemossa, comparte un paisaje idílico a los pies de la Sierra de Tramuntana con la Cartuja, donde se alojaron Frédéric Chopin y George Sand. Es un hotel que rebosa encanto por sus cuatro costados, con hermosos jardines, vetustas fachadas de piedra y habitaciones con camas de baldaquino y velos blancos. Aquí podremos disfrutar de románticas cenas mediterráneas, de un spa de primera, de una excepcional piscina, de deportes náuticos y de algunos de los mejores campos de golf de la isla. Otra excelente alternativa en Mallorca es Son Brull Hotel & Spa, un antiguo monasterio donde los productos ecológicos cultivados por el establecimiento –aceite de oliva, vino, cítricos o verduras– se sirven en el restaurante. Su spa es un paraíso de agua y de teca en el que los aceites aromáticos se extraen de la flora de la isla, todo un santuario del bienestar que se completa con una inolvidable piscina y con habitaciones que ofrecen baños de burbujas y vistas a los olivares y a la bahía de Pollença. Puede disfrutarse contratando el paquete especial Carpe Diem, de tres noches. El último representante del grupo en la isla es Reads Hotel & Spa, una casa solariega del siglo XVI rodeada por veinticinco hectáreas de palmeras, olivos y almendros, que cuenta también con un viñedo propio. Bajo las bóvedas y los frescos de su reconocido restaurante Bacchus degustarán una deliciosa cocina de autor, mientras que sus suites, amplias y llenas de color, son ideales para el descanso. Aunque si de relajarse se trata nada como su Vespasian Spa, un palacio de 650 m² que le permitirá recobrar la armonía natural entre cuerpo y mente con masajes relajantes, terapias con piedras, reflexología y aromaterapia. En Ibiza encontramos el hotel Mirador de Dalt Vila, un establecimiento íntimo y cálido ubicado en el recinto amurallado de Dalt Vila con magníficas vistas sobre el puerto de Ibiza. Un lugar inolvidable para aprovechar al máximo las posibilidades y los encantos que ofrece esta maravillosa isla balear.

Ya de vuelta en la Península, visitaremos los tres últimos refugios que Relais & Châteaux nos tiene reservados. El primero de ellos, el hotel Orfila, se encuentra en Madrid, siendo una excelente base de operaciones para explorar la capital y para hacer interesantes excursiones a lugares emblemáticos como El Escorial, Toledo o Segovia. El Orfila se ubica en un palacete de 1886 a tan sólo cinco minutos del Museo del Prado y del centro cultural de Madrid. Su salón de té y su bar de cócteles le confieren una elegancia inglesa, mientras que su patio ajardinado es el lugar idóneo para disfrutar de una romántica cena bajo las estrellas tras un arduo día de exploración en la capital. Desde Madrid –donde tampoco debemos perdernos la oferta gastronómica del restaurante Santceloni– saltamos hasta Oropesa, en las estribaciones sur de la Sierra de Gredos, para encontrar el hotel Valdepalacios, una casa señorial del siglo XIX caracterizada por sus casas de terracota y los altos cipreses que vigilan su entrada. Sus habitaciones, de entre 50 y 90 m2, ofrecen unas impresionantes vistas panorámicas a una finca de más de seiscientas hectáreas donde podremos disfrutar de actividades como batidas de perdices, paseos en barca para pescar la tenca o paseos en calesa para merendar a orillas del lago. Y después de visitar bellezas culturales como el monasterio de Guadalupe y el castillo de Oropesa, nada como abandonarse a los cuidados que nos depararán los profesionales de su Spa o descubrir la exquisita gastronomía de la región en su magnífico restaurante. Terminamos nuestro recorrido en Cáceres, una ciudad apasionante con uno de los cascos históricos de corte medieval mejor conservados de nuestro país. Y lo hacemos con un hotel que está de estreno, ya que Atrio, el afamado restaurante que ha enamorado paladares durante años gracias al buen hacer del chef Toño Pérez, acaba de inaugurar sus habitaciones el pasado 29 de octubre.

Así podremos disfrutar con calma no sólo de esta maravillosa etapa gastronómica y enológica –la carta de vinos de Atrio es un poema vinícola ilustrado con dibujos de José Polo que nos propone más de 2.500 referencias–, sino también de los encantos de un hermoso casco histórico amurallado sabiendo que, al final del día, nos espera una magnífica habitación pensada para descansar como en nuestra propia casa.

Viaja por España sin maletas

sin-maletas-1  

Viajar sin maletas es una tendencia cada día más de moda ante el miedo de perder el equipaje en el aeropuerto o al elevado coste de facturación de muchas aerolíneas.

Si quieres viajar por España sin maletas, desde hace no mucho existen compañías de mensajería y paquetería que se encargan de llevar el equipaje a tu destino final, para que podamos despreocuparnos  durante el viaje y encontrar todas nuestras cosas en el lugar de destino sin necesidad de tentar al diablo (robo o pérdida de tu maleta). Sobre todo son viajes por España y europeos aunque también el equipaje puedes enviar tu maleta a cualquier punto del planeta.

sin-maletas-2

Compañías como Sinmaletas, Pepemaleta y Serviequipaje ofrecen este servicio que funciona‘puerta a puerta’. Es decir, recogen el equipaje en el domicilio del cliente y lo entregan en el destino. Incluso algunos hoteles en España se encargan de deshacer la maleta y colocar la ropa en el armario.

El precio final varía en función del tamaño de la maleta, el peso y el destino, obviamente , pero a modo de ejemplo, según las tarifas de algunas de las compañías mencionadas, enviar una maleta de 20 kilos dentro de España puede ir desde los 20 hasta los 40 euros.

sin-maletas-3

Así que ya lo sabes, olvídate del check-in y de los recargos por exceso de equipaje, y contrata este fabuloso servicio para viajar por España sin maletas ni preocupaciones!!!

¿Nos vamos de tapas? Cinco consejos para un buen tapeo en España

tapeo-en-espana-1   La cultura del tapeo está tan arraigada en España como el flamenco y los toros. No hay una ciudad o pueblo en donde el viajero no pueda disfrutar de su gastronomía típica en forma de pequeñas porciones, a veces pinchadas con un palillo.

Hay infinidad de rutas del tapeo por España. Cada ciudad tiene no una, sino muchas y diferentes zonas donde tapear de lujo y por muy diferentes precios, sin tener que alejarnos (si no queremos) demasiado de la zona donde estemos alojados.tapeo-en-espana-2

En Madrid, por ejemplo, es un placer ir de tapas por La Latina, Chamberí o el Barrio de Salamanca, y en todas ellas podemos encontrar hoteles en oferta en cualquier época del año.tapeo-en-espana-3

Pero ir de tapas es un verdadero ritual, así que si estás haciendo un recorrido turístico por cualquier lugar de España lo mejor es que lo conozcas para llevarte un buen sabor de boca de tu viaje. Así que…tapeo-en-espana-4

¿Nos vamos de tapas? Cinco consejos para un buen tapeo en España

  1. Mejor de dos a cinco personas. Más puede ser un lío a la hora de elegir las tapas… y no digamos a la de pagar!!!
  2. El tapeo, mejor de pie. sobre todo porque lo divertido es no tomar más de dos o tres tapas en el mismo lugar.
  3. Paga uno cada vez. Es lo ideal y una buena costumbre que hay que mantener!
  4. Combina bien las tapas. Intenta no mezclar demasiado, ni con el tipo de comida (pescado, carne, verduras, etc.), ni con la bebida.
  5. Comer de tapeo o cenar de tapeo, tú eliges.
  6. Disfruta. Aprovecha que estás con tus amigos, familia o pareja, y olvídate por un rato de la rutina diaria paseándote por tu ciudad o alguno de los maravillosos rincones de España.

Solo me queda decir… ¡Qué aproveche!

El Alcazar de Sevilla

alcazar-de-sevilla-1  Si el cielo existe, entonces se parece un poco al interior del Alcázar de Sevilla. Construido principalmente en el siglo XIV durante la llamada ‘edad oscura’ en Europa, la arquitectura es cualquier cosa menos oscura. De hecho se podría argumentar que el Alcázar marcó uno de los puntos altos arquitectónica de la historia. La UNESCO acordó, convertirlo en patrimonio de la humanidad en 1987.

Originalmente fundada como una fortaleza para los gobernadores cordobeses de Sevilla en el año 913, el Alcázar ha sido ampliado o reconstruido muchas veces en sus 11 siglos de existencia. En la taifa musulmana de la Sevilla del siglo XI los gobernantes desarrollaron la fortaleza original mediante la construcción de un palacio llamado Al-Muwarak (la Beata) en lo que ahora es la parte occidental del Alcázar. Los gobernantes almohades del siglo XII añadieron otro palacio al este, que ahora es el Patio del Crucero. Fernando III vivió en el Alcázar cuando capturó Sevilla en 1248, y varios monarcas más tarde lo utilizaron como residencia principal. Entre 1364 y 1366 se crea la joya de la corona del Alcázar, el suntuoso Palacio Mudéjar de Don Pedro.

Patio de los Leones

alcazar-de-sevilla-3

Aquí está la Sala de la Justicia (Palacio de justicia), con hermosas yeserías mudéjares y un artesonado (techo de vigas entrelazadas con las inserciones decorativas). Esta sala fue construida en el 1340 por el rey Alfonso XI, que convivió aquí con una de sus amantes, Leonor de Guzmán, supuestamente la mujer más bella de España. Conduce al bonito Patio del Yeso, que es parte del Palacio almohade del siglo XII reconstruido en el siglo XIX.

Patio de la Montería

Las habitaciones en el lado occidental de este patio formaban parte de la Casa de la Contratación (casa de contratación), fundada por los Reyes Católicos en 1503 para controlar el comercio con las colonias americanas de España. El Salón del Almirante (pasillo del Almirante) alberga pinturas de los siglos XIX y XX mostrando acontecimientos históricos y personajes asociados a Sevilla. La Sala de Audiencias (aula) se descuelga con las representaciones de la tapicería de los escudos de los almirantes españoles y la pintura Virgen de los Mareantes (Virgen de los marineros), la primera pintura conocida sobre el descubrimiento de las Américas.

Cuarto Real Alto

El Alcázar es un palacio real. En 1995 organizó la fiesta de la boda de la Infanta Elena, hija del rey Juan Carlos I, después de su matrimonio en la Catedral de Sevilla. En el Cuarto Real Alto (superior cuartos reales), utilizada por la familia real española en sus visitas a Sevilla, las habitaciones están abiertas para visitar varias veces al día, algunas en español, algunos en inglés. Es imprescindible reservar con antelación. En el recorrido destaca el Salón de Audiencias del siglo XIV, todavía sala de recepción del monarca y dormitorio de Pedro I, con maravillosos azulejos mudéjares y yeserías.

Palacio de Don Pedro

alcazar-de-sevilla

Hay que dar las gracias a Don Pedro por crear este palacio (también llamado el Palacio Mudéjar), el elemento arquitectónico más impresionante en Sevilla.

Aunque en desacuerdo con muchos de sus compañeros cristianos, Pedro tuvo una larga alianza con el emir musulmán de Granada, Mohammed V, el hombre responsable de gran parte de la decoración más fina de la Alhambra. Así que en 1364, cuando Pedro decidió construir un nuevo Palacio en el Alcázar, Mohammed envió a muchos de sus mejores artesanos. Estos fueron acompañados por otros de Sevilla y Toledo. Su trabajo, basándose en las tradiciones islámicas de los almohades y la Córdoba califal, es una síntesis única de arte islámico ibérico.

Inscripciones en la fachada del Palacio, hacia el Patio de la Montería, encapsulan la naturaleza colaborativa de la empresa. Mientras que uno anuncia en español que el creador del edificio era ‘el muy alto, noble y conquistador Don Pedro, por la gracia de Dios rey de Castila y León,’ otra proclama repetidamente en árabe que ‘no hay más conquistador que Alá’.

El corazón del Palacio es el maravilloso Patio de las Doncellas, rodeado de embaldosado, yeserías y bellos arcos. El jardín hundido en el centro fue descubierto por arqueólogos en 2004 bajo una cubierta de mármol del siglo XVI.

La Cámara Regia (cuartos del rey), en el lado norte del patio, tiene techos increíblemente hermosos y maravillosos trabajos en yeso y azulejos. Su cuarto trasero era probablemente el dormitorio de verano del monarca.

Desde aquí se puede ver el pequeño Patio de las Muñecas, el corazón de los aposentos del Palacio, con una delicada decoración; de hecho, las yeserías fueron traídas de la Alhambra en el siglo XIX por la reina Isabel II. El Cuarto del Príncipe, al norte, tiene un techo de magnífica cúpula de madera tratando de recrear un cielo de noche estrellada.

El espectacular Salón de Embajadores, en el extremo occidental del Patio de las Doncellas, era la sala del trono del Palacio de Pedro I. La fabulosa cúpula de madera de la sala de patrones que simboliza el universo, fue agregada en 1427.La forma de la cúpula le da a la habitación el nombre más utilizado, Sala de la Media Naranja.

En el lado occidental de la Salón de Embajadores, el hermoso Arco de Pavos, renombrado por sus motivos de pavo real, conduce al Salón del Techo de Felipe II con un techo espectacular.

Salones de Carlos V

A través de una escalera en la esquina sureste del Patio de las Doncellas, están las habitaciones del palacio gótico remodelado por Alfonso XIII.

Patio del Crucero

Este patio fuera de los Salones de Carlos V fue originalmente la planta superior del patio del Palacio almohade del siglo XII. Originalmente consistió solamente en pasarelas elevadas a lo largo de los cuatro lados y dos pasarelas en cruz que se unieron en el centro. Aquí crecían naranjos, cuyo fruto puede ser arrancado con la mano por la gente que pasea por los pasillos. La planta baja del patio fue construida sobre en el siglo XVIII después de los daños causados por los terremotos.

Jardines y salida

alcazar-de-sevilla-2

Desde los Salones de Carlos V se puede ir hacia los grandes jardines grandes del Alcázar. Delante del edificio hay una serie de pequeños jardines enlazados, algunos con piscinas y fuentes. De uno de ellos, el Jardín de las Danzas sale un pasaje que discurre bajo los Salones de Carlos V hasta los Baños de Doña María de Padilla.

A veces se celebran conciertos en los jardines durante el verano. También hay un divertido laberinto, que hará las delicias de los niños.